La importancia de la Tomografía en implantes dentales

¿Para que sirve una tomografia en implantes dentales?

La tomografía en implantologia o para colocar implantes dentales es casi de uso obligatorio en esta especialidad. Por la tomografía es posible visualizar la tercera dimensión (vestibulolingual o vesti|ulopalatina), lo que no ocurre en las radiografías panorámicas y Periapicales. Estas dimensiones son de extrema importancia para la Implantología, y de ellas dependerá la definición de la altura ósea disponible para la colocación de los implantes.

Tomografía convencional

En la tomografía convencional las estructuras que están fuera del plano de corte seleccionado aparecen fuera del foco en la película radiográfica, produciendo una imagen “borrosa”. Cuanto más uniforme sea la “borrosidad”, mejor será la imagen y más fácilmente serán identificadas las estructuras anatómicas.

La tomografía convencional es extremadamente útil en estructuras con gran contraste natural como el tejido óseo. En comparación con la tomografía computadorizada, las dosis de radiación son considerablemente menores y las imágenes no son afectadas por artefactos metálicos. Además de esto, existe la posibilidad de seleccionar solamente una región para que sea examinada, lo que no ocurre en la tomografía computadorizada, en la que el exámen será realizado en toda la arcada. Estas características, junto con el menor costo financiero en relación con la tomografía computadorizada, hicieron que la tomografía convencional tuviera gran penetración en el diagnóstico por imágenes en Implantología.

Movimientos utilizados en la Tomografía Convencional

Para producir los cortes transversales de la arcada dental, los aparatos de tomografía convencional realizan diversos tipos de movimientos entre los cuales se destacan:

  • Lineal.
  • Circular.
  • Hipocicloidal
  • Espiral.

Los movimientos que producen las mejores imágenes tomográficas son los dos últimos y son llamados movimientos multidireccionales. Las diferencias entre las dosis de radiación de las tomografías convencionales espiral e hipocicloidal son pequeñas y la selección entre ellas debe ser hecha con base en la calidad de la imagen y en la disponibilidad de los aparatos.

Espesor de corte

Tomografia-para implantesDurante la realización de los exámenes de tomografía convencional existe la posibilidad de selección del espesor de corte que normalmente varía de 1 a 8 mm, dependiendo del aparato usado. El espesor ideal es aquella en que la cantidad de tejido óseo es suficiente para producir una imagen de buena calidad para el diagnóstico sin perder las variaciones anatómicas que puedan interferir en la colocación de los implantes dentales. Los cortes seriados de 4 mm de espesor con ensanchamiento de 4 mm entre ambos normalmente producen imágenes de excelente calidad, con una buena área dibujada de 1.6 cm en total.

Magnificación

Estas imágenes presentan determinado grado de magnificación pero, al revés de las radiografías panorámicas, no muestran distorsiones desde que se absorbe la correcta posición del paciente. La incorrecta posición del paciente durante la realización de las tomografías convencionales acarreará cortes oblicuos al reborde alveolar, causando imprecisión en las alturas y espesuras óseas medidas. Para compensar la ampliación que varía de aparato para aparato, deben utilizarse reglas específicas con los factores de magnificación corregidos.

Tomografia computarizada en implantes dentales

En la tomografía computadorizada (TC) no se utiliza una película radiográfica para la adquisición de las imágenes. Después que el haz de radiación incide sobre las estructuras óseas, éstas son captadas por sensores. En la secuencia, un ordenador procesa las imágenes adquiridas por los sensores y remueve las superposiciones de las estructuras existentes en otros planos fuera del plano elegido, facilitando la interpretación de las imágenes en comparación con la tomografía convencional.

En la tomografía computadorizada para implantes pueden ser adoptadas dos técnicas:

  • Cortes coronales directos;
  • Reconstrucción de cortes axiales.

Debido a la dificultad de para posicionar correctamente el paciente, sobre todo en el caso de pacientes mayores, y de la gran posibilidad de formación de artefactos metálicos en las imágenes, normalmente la técnica de los cortes coronales directos no se aplica. Al contrario de la tomografía convencional, no hay la posibilidad de elegir solamente una región para examinar, siendo el examen realizado por arcada. De este modo, la dosis de radiación en la TC para implante dental unitario o para rehabilitación completa de una arcada entera es exactamente la misma.

Durante el examen de TC de la mandíbula, el paciente debe posicionarse de manera que los cortes axiales queden paralelos a la base de la mandíbula, evitando así distorsiones en la imagen tomográfica. Los cortes axiales deben empezar un poco por debajo de la base de la mandíbula y terminar un poco por encima del reborde alveolar. La adquisición de las imágenes podrá ocurrir por medio de cortes axiales seriados o de la técnica espiral. Esta última reduce la dosis de radiación y el tiempo de examen, disminuyendo el riesgo de movimientos del paciente. Después de la realización de los cortes, el ordenador reconstruirá las imágenes para que se obtengan cortes transversales de la arcada dental, perpendiculares al reborde alveolar. Estas imágenes son enumeradas y pueden localizarse por medio de las imágenes axiales y panorámicas, las cuáles también están disponibles en el exámen.

En la tomografía computarizada del maxilar el plano de los cortes debe ser paralelo al paladar duro, a fin de evitar distorsiones en las imágenes. Los cortes deben comenzar un poco por encima del paladar duro y terminar un poco por debajo del reborde alveolar. De la misma manera que en la mandíbula, las imágenes transversales son numeradas según las imágenes axiales y panorámicas.

Esas imágenes son presentadas en tamaño real, no siendo necesaria la utilización de reglas para compensar ampliaciones como ocurre en la tomografía convencional. Existe igualmente la posibilidad de obtener reconstrucciones tridimensionales de las arcadas, facilitando la localización espacial de los futuros sitios de los implantes.

En estas imágenes no son visualizados los dientes antagonistas. De esta manera, la utilización de guías tomográficas facilita el planeamiento preoperatorio, visto que se puede visualizar la inclinación deseada de los implantes dentales propuestos.

En estos casos no deben utilizarse guías metálicas, pues pueden causar artefactos, degradando la imagen tomográfica. Suele preferirse el uso de guías congutapercha o resinas fotopolimerizables. Se obtiene la mayor precisión en la evaluación de las dimensiones verticales a través de la tomografía computadorizada. No obstante, la técnica de la TC por medio de las reconstrucciones axiales presenta el más bajo índice de visualización del canal mandibular cuando se la compara con las demás técnicas radiográficas.

tomografia dentalLas dosis de radiación a las que el paciente se somete son considerablemente mayores en la TC en comparación con los demás exámenes radiográficos, y especialmente con la tomografía convencional. En los casos de planeamiento de pocos implantes dentales en las dos arcadas, esa relación se muestra más acentuada; sin embargo, cuando es necesaria la rehabilitación completa de una arcada, la TC es recomendada. El establecimiento de protocolos específicos para la Implantología, con consecuente reducción de las dosis de radiación, no afecta la calidad diagnóstica de las imágenes, y siempre que sea posible, deben ser utilizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *