¿Por que siento dolor o sensibilidad en el diente después de un arreglo? Muchas veces luego de un arreglo dental se suele sentir el mismo dolor como cuando había caries en esa pieza dental. ¿Pero esto es normal? ¿O me arreglaron mal el diente? Pues a continuación veremos algunas de las causas.

En la actualidad el material mas utilizado para empastar los arreglos es el composite, debido a que tiene una mejor estética. El composite es un material que se coloca en la pieza dental mediante una técnica adhesiva, y que luego se endurece (polimerizan) por un sistema denominado fotoactivacion por luz halogena.

Y los composites pueden causar dolor o sensibilidad en la pieza dentaria debido a las técnicas que se utilizan. Ya que el sistema de fotopolimerizacion produce en el empaste una contracción del material, lo cual provoca una deflexion en las paredes del diente, esto genera una tensión en el mismo, ya que se trata de un material adherido. Esta tensión puede transmitirse por las paredes del diente hasta la pulpa, lo que provoca un dolor o una hipersensibilidad.

La hipersensibilidad o el dolor intenso suele aparecer durante la masticación, debido a que se transmite una fuerza al diente y la obturación, lo que genera una gran tensión y deflexion de las paredes dentales, y la sensibilidad puede ir en aumento si se mastican alimentos mas duros debido a que transmite una mayor fuerza.

La hipersensibilidad también puede venir si el paciente elimina un empaste de amalgama de plata y la sustituye por un composite, ya que el componente de ambos materiales son diferentes. Generalmente las amalgamas van adheridas sufriendo una expansión al endurecer, por lo que la tensión al diente es totalmente contraria, o sea es compresiva.

Otro de los factores que pueden influir en la sensibilidad es que el empaste este cerca de la pulpa dental, ya que hay mas cantidad de tejido dentario careado que se debe eliminar, lo cual genera una irritación en el nervio. Y ademas necesita un volumen mucho mayor de composite, y debido a esto la contracción del material sera mayor.

blanqueamiento dental

En el día de hoy veremos algunas formas para realizar blanqueamiento dental casero, pues muchas no tenemos los dientes como deseamos, debido a que nuestros dientes suelen ser maltratados, manchados y vueltos a un color amarillento por varias cosas. Por lo general productos como las gaseosas, el vino, el te o el tabaco contribuyen a que nuestros dientes se manchen y luzcan amarillentos.

Si bien en este articulo hablaremos sobre el blanqueamiento dental, es bueno también aprender a cambiar los hábitos en nuestro consumo de alimentos y demás cosas que dañen el esmalte dental.

Ahora bien, para poder realizar el blanqueamiento dental casero necesitaremos algunas cosas como: un cepillo dental, pasta dental, bicarbonato de sodio y agua oxigenada.

Blanqueamiento Dental Casero, paso a paso

Como primer paso debemos cepillar nuestros dientes de forma normal y utilizar el hilo dental para eliminar toda la placa que pueda estar acumulada. Luego en un recipiente se debe mezclar 2 cm de pasta dental, ½ cucharadita de agua oxigenada, ½ cucharadita de agua templada y 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

Se debe revolver hasta que no veamos mas burbujas, quedándonos una pasta homogénea. Como siguiente paso agarramos un poco con el cepillo de dientes y cepillamos todos nuestros dientes, eso si hay que tratar de cepillar en todos los rincones durante al menos 2 minutos. Si se acaba la mezcla, podemos tomar un poco mas.

Es importante que de ninguna manera traguemos este preparado, pues la mezcla contiene agua oxigenada. Luego de haber cepillado tenemos que enjuagarnos la boca con agua y luego frotar los dientes con un papel tissue.

Y como ultimo paso debemos cepillar los dientes de forma normal con la pasta dental y enjuagarnos.

Este procedimiento de blanqueamiento dental casero se puede realizar una vez al día, durante 2 semanas como máximo. Se debe esperar al menos 3 meses si uno quiere repetir el procedimiento.

Algo que reconocen todas las personas que utilizaron brackets es que aumenta la sensibilidad en los dientes, las encías se inflaman y hasta llegan a tener llagas debido al roce con las mejillas. Estas son sin duda algunas de las molestias mas habituales a la hora de utilizar ortodoncia y en la mayoría de los casos suele ocurrir en el periodo de adaptación. Lo bueno de estas molestias es que desaparecen cuando el tratamiento va avanzando, donde la presión sobre la pieza dentaria es menor.

Se debe tener en cuenta que cuanto se realiza un tratamiento de ortodoncia esta suele cambiar la posición de los dientes, por lo cual estos se vuelven mas sensibles, lo que llega a generar diferentes molestias dolorosas. Para evitar estos dolores se recomiendo no consumir alimentos duros y tratar de elegir alimentos que tengan texturas mas suave.

Sobre las primeras semanas con brackets es normal que aparezcan irritaciones o llagan en las mejillas, labios y en la lengua, esto es porque los brackets suelen rozar continuamente. Si bien estas molestias son pasajeras, pueden causar malestar y para calmarlas se puede recurrir a los enjuagues bucales, agua tibia y sal. Al tener brackets también se debe evitar el consumo de cítricos, vinagre o tomate, ya que estas retrasan las heridas de las llagas e irritan aun mas.

El tratamiento de ortodoncia suele aumentar los riesgos de padecer periodontal, mas aun cuando se tienen brackets. Ya que los brackets cubren la gran parte de los dientes y estas suelen estar enganchados en un arco y gomas, dificultando la correcta limpieza de los dientes. Para evitar esto se debe tener una excelente limpieza bucal y utilizar cepillos que sean interproximales.

Consecuencias de tener brackets

Caries: Con el uso de ortodoncia es muy común que aparezcan caries, ya que es mucho mas difícil limpiar los dientes, pero para evitar esto se debe tener una limpieza correcta y evitar consumir azucares.

Heridas y llagas debido al roce: Como dije anteriormente es muy comun tener llagas y heridas en la boca, debido a que los brackets suelen rozar con la cavidad bucal y por ende producir daños.

Dientes flojos: muchas personas que han tenido brackets recomiendo no tenerlos por mucho tiempo, pues con el movimiento de los dientes mucho de estos pueden quedar flojos, hasta incluso llegar a caerse.

Alergia a los brackets: Aunque no es algo muy común, si se ha visto casos donde la persona es alérgica a los materiales de los brackets. Generalmente los brackets están hecho de acero inoxidable y níquel-titanio.

Dolores intenso: Como sabemos los brackets se colocan para acomodar las piezas dentarias, por lo cual puede causar algunos dolores intensos al mover las piezas dentarias. Si bien estos dolores no son constante, pero pueden causar dolores intensos prolongados.